Novedades / LA ANCEFN SUMA UN BIÓLOGO MARINO ENTRE SUS MIEMBROS TITULARES

Cuando se le pregunta al Dr. Jorge E. Marcovecchio por la etapa en la que entiende que comenzó su idilio por la ciencia, no duda en señalar su infancia: “casi desde siempre sentí una fuerte atracción por las ciencias exactas (matemáticas, química) y naturales (biología, geología), como por la naturaleza en general. Cuando estaba terminando mi secundario quería estudiar Oceanografía Química, carrera que no existía en nuestro país. Cuando se abrió la carrera de Biología Marina en la Universidad Nacional de Mar del Plata (1978) no lo dudé, e inicié mis estudios. Ese fue el comienzo de mi actividad en el mundo académico y científico”, recuerda.

“Fuera del ámbito académico lo que más me influenció para dedicarme a esta tarea fue la actividad de divulgación científica desarrollada por Jacques-Yves Cousteau y su grupo, que era ampliamente difundida en los medios de comunicación de la época”, afirma sobre aquellas figuras que lo inspiraron a la hora de emprender una vida dedicada a la ciencia. “Ya como estudiante de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UNMdP varios profesores influyeron en mí y, de alguna manera, marcaron mi futuro; entre ellos, sin dudas, al que recuerdo y tengo siempre presente es al Dr. Ricardo Bastida, mi profesor de Ecología, quien siempre me sirvió como un ejemplo de profesional a seguir. Luego, ya en la investigación científica como becario de CONICET, mi desarrollo profesional estuvo totalmente influenciado por el Dr. Rubén Hugo Freije (investigador del Instituto Argentino de Oceanografía –IADO / CONICET– y de la Universidad Nacional del Sur, en Bahía Blanca), quien siempre resultó representar el modelo científico y humano que yo aspiraba alcanzar”.

El trabajo del Dr. Marcovecchio está ligado al estudio de dos líneas convergentes de la oceanografía química. Por un lado, el estudio de la capacidad nutritiva del agua de mar como soporte de los sistemas biológicos asociados. Y, por el otro, al estudio de los efectos de sustancias potencialmente contaminantes en los ambientes acuáticos. Dichas tareas se desarrollan actualmente en el área de Oceanografía Química del Instituto Argentino de Oceanografía en Bahía Blanca y en las universidades en las que el nuevo integrante de la ANCEFN hace las veces de docente e investigador, tales como la UTN-BHI de Bahía Blanca y la Universidad FASTA de Mar del Plata. “Estos trabajos –detalla– incluyen la realización de tareas de campo, de laboratorio y de gabinete, cuya conjunción permite la obtención de datos confiables, su interpretación y difusión a través de las vías correspondientes”.

Todas las investigaciones del Dr. Marcovecchio comienzas con lo que se conoce como “tareas de campo”. En su caso, consisten en toma de muestras de agua, sedimentos, organismos de los ambientes estudiados (como los sistemas marinos costeros y de plataforma, estuarios, lagunas, ríos y arroyos, etc.), su acondicionamiento, conservación y posterior traslado al laboratorio. También se realizan mediciones in situ de parámetros que periten caracterizar a los ambientes bajo estudio (por ejemplo, temperatura del agua, salinidad, pH, contenido de oxígeno disuelto, turbidez, potencial de óxido-reducción, variables meteorológicas, velocidad y dirección de corrientes, etc.).

En una segunda etapa, ya en el laboratorio, este investigador y equipo aplican técnicas analíticas específicas para la determinación de los compuestos estudiados (nutrientes inorgánicos, materia orgánica, pigmentos fotosintetizadores, contaminantes inorgánicos –como los metales pesados– y orgánicos –hidrocarburos, plaguicidas, PCBs, BTs–, e indicadores moleculares de contaminación –metalotioneínas, citocromos, proteínas de shock térmico, enzimas de oxidación.

Ya dado ese segundo paso, se llega al gabinete, donde se procesa la información obtenida, estandarizándola y aplicándose los tratamientos estadísticos necesarios como para facilitar su interpretación. En los casos que corresponde se puede cargar esta información en modelos numéricos que permiten la recreación de escenarios, proyección de los resultados a nuevos marcos teóricos y pronóstico de consecuencias de esos cambios. Los productos finales son publicados a través de los medios académicamente reconocidos como idóneos para tal fin: revistas nacionales e internacionales de publicación periódica con comités arbitrales de prestigio, libros y presentaciones en congresos específicos nacionales e internacionales.

Cuando se le pregunta al entrevistado por su percepción entre el vínculo entre el rol del Estado y el campo de la investigación científica, no duda en sostener que: “en mi opinión el Estado tiene un rol central, imprescindible e indelegable en el planteamiento de políticas científicas, y sus consecuentes acciones de desarrollo que permitan concretar los objetivos de esa propuesta. El establecimiento de líneas de investigación requeridas para el desarrollo social, económico, productivo y cultural del país, la identificación de vacancias en las diferentes áreas del conocimiento y las medidas para su corrección, así como las acciones que permitan la concreción de esa planificación debe ser asegurado por el Estado a través sus organismos diseñados a tal fin, como el MINCyT, CONICET, el entramado de universidades nacionales y otros organismos de investigación científica como CONEA, INTA, INTI, entre otros tantos”.

A modo de cierre, el Dr. Marcovecchio celebra su ingreso a la ANCEFN: “es, sin duda, una de las distinciones más altas que he recibido y me llena de satisfacción y orgullo, porque de alguna manera representa un reconocimiento a muchos años de esfuerzo y sacrificio. También resulta un compromiso muy grande, teniendo en cuenta que integrar esta institución significa alcanzar el escalón más alto de la ciencia en nuestro país, con las consabidas responsabilidades que esto incluye”.

Buenos Aires, mayo de 2017.


Av. Alvear 1711, 4º piso (1014) Buenos Aires - Argentina - Tel.: (54-11) 4811-2998 / 4815-9451 - Fax: (54-11) 4811-6951 - acad@ancefn.org.ar